Se acerca la Navidad y comienza el vertiginoso ritmo de vida que nos trae diciembre. Despedidas, fiestas, fin de cursos, regalos, cierre de planificaciones, y poco tiempo nos queda para pensar en una deco navideña, por eso en estas líneas te acercaremos ideas para hacer tu tarea más sencilla.
Una de las características de la decoración navideña es que debe ser variada y atractiva pero sin caer en la sobrecarga visual, no olvidemos que se suma a la decoración ya existente en la casa.

Empecemos por el Árbol de Navidad: La costumbre cristiana indica armarlo el 8 de diciembre (día de la Inmaculada Concepción) y la tradición de colocar cada año un elemento nuevo es señal de buenos augurios para el hogar.

El origen del árbol navideño se remonta a las costumbres de los pueblos germanos, si bien es básicamente una tradición cristiana, no es original del cristianismo ya que muchas otras culturas a lo largo de la historia han decorado árboles como modo de ofrendar a sus dioses. En la Antigüedad se creía que la tierra y los astros estaban sostenidos por un árbol enorme llamado Divino Idrasil y para festejar el solsticio de invierno adornaban un roble y bailaban a su alrededor.

Posteriormente con la evangelización tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo y la nueva vida. Los adornos eran manzanas y representaban el pecada original y las tentaciones y las velas la luz de Jesucristo. Con el tiempo el árbol se transformó en un pino porque al ser una especie perenne es símbolo de vida eterna y su forma triangular representa la santísima trinidad. Las manzanas se fueron cambiando por esferas de colores y las velas por luces. La estrella colocada en el vértice representa la fe que guía al hombre recordando la estrella de Belén.

Opciones deco:
1- Como primer punto debemos elegir un árbol del tamaño adecuado al lugar donde lo colocaremos. Hoy en día el mercado nos ofrece variadas opciones incluso algunos que se cuelgan en la pared, ideal para espacios reducidos.
2-La elección de adornos y colores para nuestro árbol nos debe aportar equilibro y unión. El rojo cada vez más, se ve desplazado por el dorado, azul, y colores tenues como el marfil acompañado de texturas rústicas.
3- Sugerimos elegir como máximo 2 colores predominantes que combinen con el color de su follaje.
4- Los lazos o cintas quedan muy bien, los hay de distintas telas y colores y debes colocarlos luego de las luces en forma de espiral.

blank

Iluminación:
Velas, faroles, guirnaldas de luces…otro infalible para la deco navideña es una buena iluminación, pero cuidado! debemos ser cautelosos para no caer en el efecto “feria”. Un buen consejo  para no recargar el ambiente, es crear un rincón navideño donde colocaremos el Árbol, fanales, cajas simulando regalos navideños, canasto con piñas, jarrones con luces, etc. Las luces a pilas son una magnífica solución que nos brinda el mercado evitando accidentes hogareños y la dependencia de constar con un enchufe eléctrico cerca.
Las velas nos ayudan a crear una atmósfera cálida y si son aromáticas nada mejor para lograr un ambiente de confort y relax sublime.
Por supuesto que no dejemos de lado incorporar algo de “glitter” para darle el toque glam.

blank

Adornos:
Los adornos rústicos y naturales han ido ganando terreno en los últimos años. Guirnaldas de pino, ramas de eucaliptos, flores secas, texturas como arpillera o lino han ido marcando tendencia en el rubro navideño.
También nos encontraremos con tonalidades suaves, y colores pasteles, creando el efecto de una deco más vintage y bohemia utilizando materiales naturales y reciclables, comprometiéndonos de esa manera al cuidado del medio ambiente.

Con todos estos consejos … ¡Que nada nos quite las ganas de celebrar la magia de esta Navidad!

Share: