ENTREVISTASNUEVO

Irene Delponte: «de mis viajes traigo ideas, relatos, muchas fotos, inspiración para todo y la convicción de que quiero seguir viviendo en Uruguay»

Por Catalina Dabezies para @hablemosdelibrosuy.
Irene Delponte nació en Argentina pero decidió de muy joven radicarse en Montevideo. Trabajó durante un tiempo en el rubro audiovisual y luego se dedicó a la gastronomía. Realizó cursos en el Instituto Gato Dumas, en el ICC de Nueva York y en Le Cordon Bleu de Lima. Luego montó su propio local, incursionó en la literatura culinaria con “La cocina de Santé” (primero en ventas no ficción) y recientemente editó «Todo es amarillo” su primer libro de narrativa.

Para poder conocer su arte un poco más, sus libros y su persona, compartimos esta entrevista.

CD: La cocina de Santé es más que un libro de cocina, conjuga excelente fotografía, narrativa, y también recetas, esa era tu idea, un libro integral que cuida cada detalle?
ID: Exacto, tenía que ser el reflejo de la marca y su identidad, que tiene una estética y una filosofía muy determinada, que están expresadas a lo largo del libro.

CD: De haberte quedado en tu Rosario natal, crees que hubieras transitado este mismo camino?
ID: No lo sé, pero sí sé que siempre me gustó destacarme y hacer las cosas bien. Acá fue donde maduré.

CD: Viniste de 23 años por voluntad propia, cual fue la razón de que eligieras vivir en Uruguay?
ID: Vine porque me quería ir de Argentina y Uruguay me parecía cercano y paradisíaco.

CD: Crees que hay recetas propias de cada estación del año, o se puede disfrutar de lo que uno le gusta en cualquier época?
ID: Creo que es mejor consumir de estación, pero hoy se puede consumir casi cualquier cosa todo el año, no juzgo a quien elija lo último.

CD: Crees que tus recetas son accesibles al público en general (no solo en cuanto a precios, si no en cuanto a habilidades)?
ID: Si, creo que sí. Tal vez haya alguna más compleja pero la idea es que pueda cocinar quien así lo desee, con la ayuda de las recetas.

CD: Cambia una receta la calidad de los elementos que se usan, y el seguir las indicaciones al pie de la letra?
IP: Si, la calidad lo cambia todo pero más grave es no respetar las indicaciones.

CD: Crees que tus hijos en el futuro van a relacionar olores y texturas con su casa de infancia y contigo?
ID: Sospecho que sí, creo que nadie se escapa a esos sentimientos.

RP: Que tanto influye una buena portada, como es el caso de tus dos libros, para la promoción?
ID: Mucho, es todo. La gente entra a una librería y es atraída por las tapas, los colores, el arte. Por muchos seguidores que tengamos en las redes, el 90% de la gente no sabe quiénes somos. Jamás pensé en poner mi cara en el libro de Santé, y creo que fue una decisión atinada.

CD: Que te traes de tus viajes, no lo normal que uno trae en la valija, si no en tanto a experiencias?
ID: Generalmente ideas, relatos, muchas fotos, inspiración para todo y la convicción de que quiero seguir viviendo en Uruguay.

blank

CD: Es tu primer libro de narrativa, era un pendiente para ti el salto entre publicar un libro de recetas y un libro en prosa?
ID: Si, hace tiempo que vengo trabajando en narrativa y surgió esta posibilidad.

CD: En esta novela transicional, donde un cuento lleva a otro, lo pensaste como un todo, o fue surgiendo como charla de amigas en un café?
ID: Lo fui pensando como un todo hasta cierto punto, después, indefectiblemente fueron hilándose solos algunos cuentos.

CD: Es un libro lleno de recuerdos, pero no solo visuales, también olfativos y gustativos, que tanto influye en ti el uso de todos los sentidos a la hora de escribir?
ID: Influye mucho. Lo descubrí en un cuento que está en “Todo es amarillo” en el que cuento la historia de una mujer que se sienta a comer unos ravioles feos. Y los describo a la perfección. Aunque la historia no es real, sí es cierto que cuando una pasta es mala, es muy mala. Entonces ahí un compañero y mi profesor (Daniel Mella) me dijeron que aproveche lo que sé de cocina como recurso narrativo.

CD: Nosotros somos a través de los recuerdos, en tus futuras escrituras también vas a retrotraerte o te ves escribiendo contemporáneo o incluso a futuro?
ID: Me imagino escribiendo en presente o en pasado. No me animo a pensar más allá.

Share: