NUEVOUNIVERSO MOLA

¿Qué tiene que tener una marca para ser sostenible?

El compromiso con la sostenibilidad, por más mínimo que sea, está implicando a todas las marcas de moda. Compromiso, por el simple hecho de sentirnos responsables de la repercusión de nuestra marca a través de las materialidades, sistemas productivos, productos, comunicación y marketing.

Al hacernos conscientes, de que las problemáticas sociales, económicas y ambientales deben ser atendidas, despertamos interés en llevar a cabo prácticas que colaboren positivamente para regenerar la industria de la moda. Pareciera que hoy día, nos preguntamos cómo tener una marca de moda sostenible cual etiqueta. AHÁ! Empecemos por asumir que no es pertenecer, sino ser agentes de cambio comprometidos con las problemáticas actuales. Las cuales, se encuentran implicadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por lo tanto somos responsables de llevarlos a cabo a través de la moda, esta industria que tanto nos apasiona. Entonces, ¿qué hacemos?

1. Alinear los objetivos de la marca con los Objetivos de Desarrollo Sostenible Partiendo de estos objetivos globales que buscamos alcanzar como sociedad, proponemos objetivos específicos implicados en nuestra marca. Tenemos claro hacia dónde queremos ir, pero… ¿cómo lo hacemos? Momento de pensar estratégicamente las decisiones que como consecuencia, harán una marca sostenible desde concepción de la idea hasta la ejecución del diseño. Podemos iniciar incluso, desde el momento que elegimos cómo transportarnos hacia la localización del proveedor. Puede sonar extremista, pero el simple hecho de tomar consciencia de esta elección integrará cuán sostenibles somos. El punto es que, la decisión sea consciente.

2. Ser conscientes de nuestras elecciones y reemplazar prácticas tradicionales por prácticas sostenibles. Construir tu propio camino identificando cómo incidir a quienes alcanzas a través de tu marca. Cada camino es personal, no existen límites ni condicionamientos. El proceso de adoptar prácticas sostenibles que estén a nuestro alcance, es “tener una marca de moda sostenible” implicarnos en la causa a través de la toma de decisiones diarias que a largo plazo generen cambios.

3. Convertirnos en expertos de nuestra trazabilidad y ciclos productivos Hemos identificado un discurso y cómo implementarlo. Experimentemos ¿quién más que nosotros conoce nuestra marca? YAS! Mirar más hacia adentro y menos hacia afuera. En el mundo de la moda expresamos emociones, cultura, diversidad. Nos apasiona sentirnos identificados, mostrarnos auténticos. Saquémosle entonces todo el potencial a lo que nos representa. Conviértete en experto de tu marca en cada decisión y conoce cada detalle para visibilizar tu proceso e incentivarte a tí mismo y a los demás.

4. Escuchar y analizar para mejorar contínuamente La circularidad es clave para mejorar los procesos, entender que nada desaparece, considerar dónde y cómo se re inserta un material para disminuir la generación de residuos e impacto ambiental, por ejemplo. SO, la circularidad está en todo: volvemos al punto número 1, de acuerdo a esos objetivos, ¿los estamos logrando? ¿qué porcentajes estamos alcanzando? lo que no se mide no se mejora. En este camino de “tener una marca de moda sostenible” la constancia y la paciencia en el proceso es lo único hay que tener, lo demás, será una consecuencia propia de nuestras elecciones conscientes…

Asi que, dejemos de preocuparnos por pertenecer y ponernos una etiqueta de Marca de Moda Sostenible, observando desde la carencia lo que – nos falta tener para – veamos con lentes de abundancia lo que podemos alcanzar desde nuestro propio proceso como marca, viviendo la gratificación de lograr poco a poco los objetivos que nos propusimos y visibilizar que hemos cambiado. Que estamos cambiando.

Recuerda, no hace buscar afuera para tener. Lo tienes dentro tuyo: compromiso, disposición y constancia para practicar día a día en la moda, decisiones que contribuyan con objetivos que promueven el bienestar de todo el habitat natural en función a las problemáticas actuales. Entrega tu 100% dentro de tus posibilidades, la totalidad no es alcanzable, buscarla nos impide avanzar.

Ahora, ¿ya sabes por donde empezar?
Por Victoria Arizabalo Colaboradora Uruguay.

 

Share: