Muchas veces escuchamos hablar de la gingivitis, ¿pero de qué se trata?
La gingivitis es básicamente la inflamación de las encías y su signo o característica más visible es el sangrado. Es importante tener en cuenta que la encía sana no sangra, la presencia de sangrado espontáneo, al comer o durante el cepillado es de por sí un indicador bastante claro de que la salud de nuestras encías no está bien.

Otras características que suelen estar presentes son:

  • Cambio de color, la encía pasa de estar de un color rosa pálido a estar de un color rojizo.
  • Cambio de consistencia y configuración que se traduce en un aumento de tamaño de las encías que se ven como hinchadas y con una apariencia lisa y brillante.
  • Las encías pueden estar más sensibles.

Aunque en algunos casos puede darse gingivitis por otras causas como el uso de ciertos fármacos y por la presencia de alteraciones o enfermedades a nivel general, el factor causal directo en la mayoría de los casos es la placa bacteriana. La placa bacteriana es una película que se puede observar sobre los dientes cuando no han sido cepillados y está formada por restos de alimentos, saliva, células muertas, bacterias y sus productos. Cuando sobre la placa se depositan minerales se forma el sarro, que tiene una consistencia más dura y que debe ser eliminado por el odontólogo mediante una limpieza.

La buena noticia es que cuando aún estamos en la fase de gingivitis el tratamiento suele ser más simple, controlando la causa podemos recuperar la salud de nuestras encías ya que esta etapa es reversible.

Esta sería la primera fase de un proceso que sin control y tratamiento puede llevarnos a la periodontitis.

En la periodontitis podemos observar:

  • En algunos casos la presencia de retracciones donde quedan las raíces dentales visibles con el consecuente aumento de sensibilidad dental
  • Aumento de movilidad o cambio de posición de los dientes
  • Dolor o sensibilidad de las encías
  • Mal aliento
  • Formación de bolsas periodontales que son zonas entre las encías y los dientes donde se acumulan restos de alimentos, placa bacteriana, sarro y bacterias.

Cuando hablamos de periodontitis estamos hablando de un proceso que no se podrá revertir únicamente con un mejor control de la higiene ya que en este caso hay una afectación de los tejidos de sostén del diente y el daño que se produce suele ser irreversible. En este caso es fundamental el tratamiento por parte del odontólogo para poder diagnosticarla, detener la enfermedad y mantenerla bajo control evitando que continúe avanzando.

blank

¿Cómo se previenen?
La prevención es a través de una correcta higiene bucal con al menos 3 cepillados diarios, uso de hilo dental y demás elementos de higiene. El hilo dental permite remover la placa bacteriana que está atrapada por debajo de las encías y a la que no logramos llegar únicamente con el uso del cepillo dental. A su vez es importante concurrir a controles odontológicos en los que se pueda evaluar la salud de las encías y un diagnóstico temprano de estas condiciones cuando están presentes. Sumado a los controles, se aconseja realizarse limpiezas profesionales regulares para poder eliminar el sarro y la placa bacteriana.

Dra Carla Figoli D’Angelo
Odontóloga
Luis Alberto de Herrera 1343 oficina 201
Celular 099653242

Share: