DISEÑONUEVO

Rediseñar el dormitorio con la llegada de un hermanito/a

Con la llegada al hogar del nuevo integrante también llega el momento de adaptar uno o más espacios de la casa. El dormitorio infantil, que antes era el reino de un pequeño, en poco tiempo deberá ser compartido y esta tarea no será sencilla de lograr; primero porque habrá que negociar y llegar a acuerdos con el hermano mayor el cual manifestará que tendrá prioridad en muchas elecciones y segundo porque en espacios reducidos habrá que crear individualidades para cada uno de ellos.
Es clave lograr una convivencia armónica. Para ello, cada uno debe tener un espacio propio con el que se identifique y sienta que le pertenece.

Debemos rediseñar la habitación para poderla adaptar a las nuevas necesidades y hacerla funcional y cómoda para ambos pequeños.
En esta nota encontrarás algunas ideas y consejos para que la tarea no se convierta en un desafío imposible sino que por lo contrario sea divertido.

¿Por dónde empezamos?
En primer lugar es importante tener en cuenta la diferencia etaria de los menores, no es lo mismo decorar una habitación donde ambos hermanos tienen una diferencia de 6 años o más o si están muy cercanos en la edad.
No olvidemos que con más de 2 años el niño tiene independencia y mucha energía por lo cual debemos tener mucho cuidado donde colocaremos la cuna del recién nacido para no correr riesgos o descuidos innecesarios.
Sugerimos apostar por los muebles blancos que se adaptan a todas las edades y otorgan amplitud y luminosidad, luego los combinaremos con accesorios y textiles de color, lo que nos va a ir permitiendo una renovación cuando lo necesitemos.

blank

Intereses.
Identifiquemos los intereses y tareas de cada uno. En las paredes que delimitan la cama podemos colgar algún elemento, lámina o imagen que identifique al niño según sus gustos, de manera que él las pueda observar y se sienta a gusto y motivado, incluso hasta podría ser su nombre o una frase…
Si son pequeños, podemos aprovechar parte de una pared, y a la altura del niño, pintarla con pintura de pizarrón para que cada uno desarrolle su expresividad.
Incluso también están los famosos mapamundi que se pegan en la pared con distintas temáticas por ejemplo animales del mundo que el menor puede pintar logrando verdaderas obras de arte infantil.

Los vinilos son otra herramienta que nos da el mercado para decorar paredes creando espacios individualizados.
Una linda opción para dar calidez al ambiente es crear un rincón de lectura, con almohadones, una alfombra bien mullida y una mini biblioteca que contenga libros diferenciados según los intereses de cada chico.

Espacio libre.
Es de gran necesidad para los chicos dejar el mayor espacio libre posible entre el mobiliario, permitiendo un área de juego libre de obstáculos evitando golpes y dejando que el niño se exprese. Las  camas son los muebles de mayor protagonismo en la habitación por su tamaño por tanto debemos ser ingeniosos a la hora de colocarlas.
Podrán ubicarse en paralelo, o en línea, o de manera perpendicular, o más bien apostar por las clásicas camas en nido, o las cuchetas, todo dependerá del tamaño de la habitación. Las literas son la mejor opción si el espacio es reducido y más aún si se pueden diseñar de forma personalizada siguiendo el método Montessori como divertidas y originales casitas.

blank

Desechar, regalar y guardar.
En ese orden, y cumpliendo la regla de oro “lo que no se usa se regala, lo que está roto se tira”.
Cada vez son más los juguetes y prendas de vestir que acumulamos casi de una manera hermética en el armario.
Es hora de descartar aquellos objetos que el/la hermanito/a mayor ya no usa y que tampoco podrá ser utilizado por el nuevo integrante. No acumulemos cosas que luego ni siquiera encontraremos.

El desafío será crear nuevos espacios de almacenamiento y guardado. Es importante no perder ni un centímetro y aprovechar  al máximo el espacio de almacenamiento, por eso los armarios con puertas corredizas son los más recomendables.

Espacios de almacenamiento que no se nos hubiera ocurrido.

  1. Debajo de la cama se pueden confeccionar cajones, algo muy práctico sobre todo para guardar juguetes o ropa de cama. También podemos incorporar un pequeño baúl de mimbre a los pies de la misma.
  2. Cuando las cuchetas tienen una escalera en forma de estantería o en sus escalones se diseñan cajones, se aprovecharán esos huecos que de otra manera quedarían vacíos.
  3. Espacio aéreo: Incorporemos estantes o cubos que te permitan colocar objetos, libros o cajas y a través de una luminaria portátil para la cama,  podremos prescindir de la mesita de luz.
  4. Se pueden diseñar también muebles flexibles donde se integran las dos camas y un escritorio que cuando no se usa se guarda en la estructura.

Como verán las opciones van más allá de los metros cuadrados con los que contamos, solo hay que planificar con tiempo y dejar volar nuestra creatividad y la de nuestro hijo primogénito.

Share: