DISEÑONUEVO

Alfombras: decoran, abrigan y transforman ambientes

Las alfombras son una difícil elección dentro del equipamiento del hogar ya que no solamente se las debe elegir del punto de vista de la decoración de un ambiente, sino también como un elemento que aporta  gran funcionalidad y confort, ya sea del punto de vista térmico sobre los fríos pisos de cerámicos, especialmente en dormitorios o lugares de estar, así como a veces también como protección sobre pisos valiosos de madera frente al obligado uso que sobre ellos se deba desarrollar. En ambientes muy despojados y de materiales muy reflejantes sirven para absorber luces y sonidos dando mayor confort en ambos sentidos, motivo por el cual también son muy usadas.

Se presentan variadas alternativas frente a la elección de una alfombra, pero hay elementos que ayudarán en la toma de decisión.

La búsqueda se puede centrar  en función de los lugares a los que se destinará la alfombra a elegir, en relación con la resistencia y durabilidad de las mismas. No será la misma alfombra la indicada para un living, un comedor o un dormitorio; todos estos espacios requerirán diferentes tejidos los que responderán a si son más o menos lavables, más o menos durables, más o menos coloridos, lo que a su vez determinarán nuestras  posibilidades dentro de lo que nos ofrece el mercado.

Otra clasificación puede ser en función de las combinaciones cromáticas o sensaciones  que se desee lograr.

Para los amantes del arte o para espacios más acabados probablemente se buscarán alfombras de estilo, siendo las de lana las más preciadas y por supuesto las más caras.

Entre las de lana, las más famosas son las alfombras orientales en su infinidad de variantes cromáticas y de diseño dependiendo del lugar de donde provengan, las que, como piezas de arte únicas, que siguen los diseños que cada familia transmite a sus sucesores de generación en generación,  merecen ser consideradas  cruciales de la decoración. A diferencia de una alfombra industrial o de baja calidad, una alfombra persa hecha a mano nos trascenderá, por lo cual, es una compra para toda la vida, no pasando de moda nunca, es un clásico entre las alfombras.

blank

Las alfombras Persas se clasifican en dos grandes grupos según sean tribales o de centros urbanos, referido al tipo de confección más artesanal realizada por las tribus nómades por supuesto.

La calidad depende de la cantidad de nudos que lleve la alfombra; en las persas predomina el diseño geométrico, aunque en algunas zonas también representan vegetales y florales.

Si bien las más populares son las Persas, también dentro de las Orientales están las alfombras Turcas, las que representan motivos geométricos en colores típicos mediterráneos.

La diferencia entre ambas radica básicamente en la forma del nudo; otra variante pero aplicando otras técnicas son las alfombras planas (sin pelo) como el sumak o el kilim con sus características propias y estilo bien definido.

blank

Para las alfombras afganas  la característica más importante es que mezclan la lana con crin de caballo y se utilizan colores primarios oscuros como el rojo.

Las pakistaníes de hilo de lana lustrado, que tiene tacto similar a la seda, representan motivos no geométricos representando a hombres, plantas y animales.

Las alfombras Chinas, con más de 2000 años de historia, utilizan hilos de algodón más finos para la urdimbre y representan paisajes y motivos religiosos.

Actualmente la fusión de estilos posibilita generar infinidad de ambientaciones, pero recrear un espacio rústico pero sofisticado es un desafío donde justamente las alfombras pueden dar el toque de sofisticación y elegancia deseado, o contrariamente, modernizar y distender un espacio colocando una alfombra de fibras naturales como pueden ser las de sea grass, combinando un mobiliario de estilo y ricos tapizados, es otro desafío que se debe de pensar muy bien pero que otorga muy buenos resultados cuando se cuenta con mobiliario antiguo.

En cuanto a materiales, actualmente hay infinidad de alternativas por las que optar. Las hay de lana de pelo corto, las que permiten un  mantenimiento simple, repelen las manchas, son aislantes y resistentes, y se mantienen solo aspirando con frecuencia; las de lana de pelo largo requieren mayor mantenimiento. También las hay de lana y seda combinadas, las que se adoptan más como tapices.

blank

Los alfombras de tejidos naturales como el coco, el yute, o el sisal, pueden disponerse en sus tonos naturales aunque también las hay teñidas en variados colores. Lo que se debe evitar es que este tipo de alfombras es exponerlas directo al sol;  generalmente están enmarcadas en cuero o tela  que es lo que evita el deshilachado del tejido. Se hacen a medida y tienen un ancho máximo definido por el ancho de los telares donde se confeccionan.; son de  buena textura, resistencia y precio, Otra variante de la de fibras naturales pueden ser las de bambú, tatami o las esteras donde se unen las parte vegetales con hilos de algodón.

Otra variedad en alfombras son las de cuero vacuno, bovino, o potrillo; todas en sus características naturales o en versiones más modernas con variedad de colores los que se logran por medio de anilinas. Los acabados, texturas y comportamiento está íntimamente relacionado con el proceso de curtido que recibieron, habiendo variedad de tratamientos que se usan para ello. También se pueden hacer diseños sobre el pelo que le brindan un recurso estético adicional.

Por último,  hoy en día hay multiplicidad de tejidos sintéticos que posibilitan dotar de alfombras a espacios de alto tránsito, estos tejidos son súper lavables, anti moho y no son afectadas por polilla, permiten infinidad de colores y diseños. Algunas de estas fibras sintéticas como el nylon, el poliéster, el polipropileno, los acrílicos,  posibilitan el uso de alfombras en aquellas situaciones más comprometidas, pudiendo ser colocadas en variedad de destinos como oficinas, cuartos de juegos y hasta en sótanos.

Share: